CITAS Y AFORISMOS
"Es una experiencia verdaderamente fascinante, te olvidas de todo, de todas las preocupaciones, de todos los problemas, toda tu atención se centra en no caerte, es un deporte en el que interviene todo el cuerpo. Produce una enorme sensación de libertad sentirse tan cerca de las rocas, de la naturaleza, de las montañas, cuando alcanzas la cima sientes tal felicidad que quieres volver a experimentar esa sensación lo más a menudo posible".
Leni Riefenstahl

lunes, 13 de enero de 2014

- ALPINISMO, DEPORTE OLÍMPICO

ALPINISMO, DEPORTE OLÍMPICO
MEDALLA OLÍMPICA DE ALPINISMO

La medalla olímpica al merito en el alpinismo, himalayismo y actividades de montaña, fue un premio que ha sido galardonado en tres ocasiones, durante los Juegos Olímpicos, en 1924, 1932 y 1936,  por la excelencia, logros y empeño, durante un periodo de cuatro años, en el campo de la práctica del alpinismo. Un aspecto trágico de este premio, fue el hecho de que dos de los ganadores murieron realizando expediciones de escalada, poco antes o poco después, durante el año de su adjudicación.

La decisión de otorgar un premio por el destacado rendimiento en actividades de montaña fue propuesto y decidido en el congreso de fundación del Comité Olímpico Internacional (COI), realizado del 16 al 23 de junio de 1894 en París. Pierre de Coubertin, fundador de los Juegos Olímpicos de la era moderna, fue siempre partidario y desde el inicio demostró su apoyo al desarrollo de esta idea.

La asignación de un premio al merito deportivo para la práctica del alpinismo, ya estaba prevista desde los primeros juegos olímpicos, pero no se otorgaron en ausencia de candidaturas en 1896, 1900, 1904 y 1908.

En los Juegos Olímpicos de Verano de 1912 en Estocolmo, el presidente del comité responsable de los nombramientos por los méritos en el alpinismo Erik Schwede Uhlen, no se atrevió a seleccionar un ganador. Entre las causas, fue el hecho de que algunos de los escaladores nominados que participaron en expediciones, fueron pagados, y esto era contrario a la Carta Olímpica. Otra de las dificultades, estaba relacionada con el hecho de poder disponer de parámetros de comparación de las varias disciplinas (escalada en hielo, nieve o roca) y problemas asociados al tener en cuenta las condiciones climáticas y las medidas de seguridad y protección, en la progresión durante la escalada, como parte de la dificultad.

Las dificultades para elegir un ganador también impidieron el premio durante los Juegos Olímpicos de verano de 1920, mientras que los juegos programados en el año 1916 no se realizaron a causa de la Primera Guerra Mundial.

El 28 de mayo 1921 se celebró una conferencia del Comité Olímpico Internacional sobre el tema del montañismo. Tres años más tarde, en 1924, el premio fue otorgado por primera vez en la Semana Internacional de Deportes de Invierno en Chamonix. En cuanto a los siguientes juegos de 1928, ninguna actuación fue considerada digna de medalla olímpica. Esto se debió principalmente al hecho de que la expedición de 1924 al monte Everest fue considerado un evento extraordinario y se consideró que significaba un difícil y alto nivel para el resto de las candidaturas.

Pierre de Coubertin, le atribuyó gran importancia a la adjudicación y quedó tremendamente decepcionado porque el premio quedara vacío en la edición de 1928, a partir de entonces se pronunció por una mayor cooperación con las asociaciones de escaladores. Posteriormente la medalla fue otorgada en los Juegos Olímpicos de Verano en 1932 y 1936 .

Después de la interrupción de los Juegos Olímpicos durante la Segunda Guerra Mundial, el alpinismo viene eliminado del programa olímpico, sin una justificación formal por parte del Comité Olímpico. La Unión Internacional de asociaciones de Montañismo y Escalada (UIAA), autoridad que unifica todas las asociaciones a nivel internacional, desde 1995, es miembro integrante del ARISF (Association of the IOC Recognised International Sports Federations) organización que integra todas las asociaciones deportivas internacionales reconocidas por el Comité Olimpico Internacional y que se declara favorable, al reconocimiento de la escalada como disciplina olímpica.

MEDALLA OLÍMPICA DE ALPINISMO

Juegos Olímpicos de Chamonix 1924

El premio fue entregado a los miembros de la primera expedición Británica en el Everest de 1922, dirigida por el general británico Charles Granville Bruce. La expedición había alcanzado una altitud de entre 8.300 y 8.500 metros. Cada uno de los 13 participantes recibieron una medalla de plata honorífica de la mano del mismo Pierre de Coubertin. Bruce que estaba preparando otra expedición al Everest no pudo estar presente en Chamonix para la ceremonia. Edward Struth hizo los honores en su lugar. Durante la ceremonia de entrega, prometió regresar a los juegos sucesivos, para recoger la medalla por conquista del Everest.

George Mallory, que participó en la expedición de 1922 y posteriormente fue seleccionado para la expedición de 1924, murió cuando intentaba escalar el Everest con Andrew Irvine.
Charles Granville Bruce debido a su gran experiencia en los Himalaya (1892 Karacorum, con William Martin Conway, 1895 Nanga Parbat con Albert F. Mummery, 1907 Trisul, con Thomas George Longstaff) fue nombrado jefe de la expedición Británica de 1924. También fue presidente del Royal Alpin Club entre 1923 y 1925. 

Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1932



















El premio fue otorgado a los hermanos alemanes de Munich y estudiantes de ingeniería, Franz y Toni Schmid por su primera ascensión de la cara norte del Cervino en 1931. La merecida y sacrificada medalla les fue concedida, tras cumplir una epopeya de 34 horas en la pared de la montaña, un vivac de pie, alcanzado la cima durante una tormenta eléctrica y un descenso bajo la lluvia de más de 36 horas.

Theodor Lewald, entonces presidente del Comité Olímpico Alemán, anunció la entrega de la medalla a los dos hermanos, el último día de los Juegos. Toni Schmid nunca recibió la distinción ya que murió 75 días más tardes de los Juegos con su compañero de cordada, el 16 de mayo de 1932, escalando la parte norte-oeste de Wiesbachhorn.


Juegos Olímpicos de Berlín 1936 

La última edición del premio fue otorgada al suizo Günther Oskar Dyhrenfurth junto con su mujer Hettie Dyrenfurth, de origen judío, por los meritos durante sus dos expediciones al Himalaya en 1930 y 1934.

Ambos emprendieron dos importantes expediciones al Himalaya, en 1930/1931 la expedición al Kangchenjunga logrando varias cimas de más de 7000 metros. Recordemos que recibieron la Medalla Olímpica al mérito en Alpinismo en los juegos de Berlín de 1936, durante la época nacionalsocialista, que recogió el mismo Günther Dyhrenfurth en una recepción. 

En 1934 organizaron una nueva expedición, esta vez al Karakorum, con el objetivo de alcanzar la cima del Gashebrum I. En esta expedición,  Hettie Dyrenfurth ascendió al Sia Kangri (7.315 m), logrando un nuevo record de altitud para una mujer, hasta entonces en poder de Fanny Bullock Workman, que había ascendido al Pinnacle Peak (6930 m) en 1906. Mantuvo el record durante veinte años, hasta que Claude Kogan subió a más de 7.600 m en el Cho Oyu (a la vuelta Hettie escribió el libro Mensabb im Himalaya).

Más tarde, entre 1952 y 1986, su hijo Norman emprendería siete importantes aventuras más en el Himalaya. Su carrera culminó en el primer ascenso de una expedición americana al Monte Everest. Rodó las primeras imágenes en movimiento tomadas desde la cima y fue homenajeado por el Presidente John F. Kennedy




No hay comentarios :

Publicar un comentario